miércoles, 6 de enero de 2016

Una merecida revalorización a los goles de cabeza. Parte 1



Por Eduardo Zurita.


Desde que comencé a ver el fútbol con más atención que la que pone un aficionado o hincha de un equipo, me di cuenta que tengo un problema con los goles de cabeza. Me fascina la forma en la que se concreta un gol con la parte del cuerpo que envuelve el órgano que nos permite jugar al "deporte más hermoso del mundo".  Y así como me fascina ver la potencia o colocación que un futbolista le pone o da a su remate, me da rabia que a nadie le gusten estos mencionados "cabezazos". 


Aquí una prueba: (Casi) nadie le dice "Golazo" a un gol marcado con la cabeza. A menos que el remate haya sido precedido de alguna acrobacia (la más común, la llamada "palomita").

No es nada fácil hacer un gol con la cabeza. Es más, no es nada fácil tener buena técnica con la cabeza seas defensa, delantero, medio o incluso portero. Aún más concluyente, hay muchos jugadores profesionales, y varios de las grandes ligas que no tienen buen juego con la cabeza.

Para hacer un buen "cabezazo" se tiene que haber estado en el lugar correcto, ni más adelante ni más atrás, y para haber llegado a esa posición el jugador tuvo que haber hecho un buen recorrido, o una pausa, para encontrar el espacio en el área. Estas primeras dos decisiones requieren de un buen sentido del tiempo. Estar en el momento justo; "Timing", se le comienza a llamar universalmente.

En ese momento el jugador tiene que elegir el movimiento de su cuerpo, ya sea un salto (en qué momento saltar, y cuándo y cuánto girar la cabeza), "tirarse", agacharse, solamente echar el torso hacia atrás para después rematar, etc. Si el movimiento es saltar, entonces el jugador tiene que tener una potencia en las piernas considerable, pues también su pareja de baile (el defensor) saltara con el mismo objetivo (conectar el balón) aunque en diferente dirección. Y a todo esto, también el rematador tendrá que elegir en donde querrá que finalice el balón e incluso con qué parte del cráneo rematara. Para nada es lo mismo, ni se aplica en igualdad de oportunidades, el remate con la frente o con los costados, que con la parte trasera superior, golpeó al que "futboleramente" le llamamos "peinar".

Son una cantidad de decisiones que tal vez no superan la complejidad de las que se tienen que tomar cuando se remata con el botín, pero al menos, estoy convencido que, la igualan. 

Hace poco leí una iniciativa de la MLS de prohibir el golpeo del balón con la cabeza a niños menores de 10 años, siendo que es justo en esta edad cuando se enseña a "perderle el miedo" al balón a la hora de meter la cabeza, e incluso el cómo saltar y como caer. Si se pierden esos años cruciales de iniciación, el joven llegaría con defectos marcados a su etapa juvenil y nunca aprendería lo que le falta.

El remate con la cabeza es clave en el juego. A veces sobrevalorado en el juego directo como el inglés, a veces menospreciado como, en general, lo hace el entorno mexicano, pero es un recurso y/o técnica que sigue ganando partidos e incluso campeonatos.

Hay varias formas de hacer un gol de cabeza lindo e impresionante. Si se elige rematar con fuerza, goles como el de Drogba en la final de Champions 2013 o el famoso gol de Toninho a centro de rabona de Edu son ejemplos para ver y aprender.  (https://www.youtube.com/watch?v=JAF7Ups6yG4) (https://www.youtube.com/watch?v=kIHT-LLWV4w)

 








Si en cambio se elige cambiar la dirección del balón sutilmente y dejar parado al portero tenemos goles recientes de Luis Suarez a Inglaterra en el pasado mundial, mismo que repitió contra River Plate hace unas semanas.  ( https://www.youtube.com/watch?v=j_LXC8-gtvE),  



De la misma forma se puede rematar con un equilibrio de fuerza y colocación pero se necesita una gran técnica de giro en la cabeza para mandar el balón al otro lado o arriba de portero. Como ejemplos de esto último, el gol de Eduardo Herrera a América la última vez que se vieron las caras en el Azteca , o el gol del Bofo Bautista en la Final de Copa Libertadores 2010 en contra de Internacional de Porto Alegre. 











Todos ellos tienen un grado de dificultad alto, definidos con movimientos psicomotrices que se perfeccionan todos los días en el campo de entrenamiento. El remate con la cabeza es una faceta que pocos jugadores dominan completamente. Tenemos que dejar que nuestros ojos aprecien todo el movimiento y volver a amar ese tipo de goles.         

En la segunda parte del artículo tratare de enlistar y explicar 11 de los goles de cabeza más hermosos, recordados e importantes. Unos verdaderos GOLAZOS que valdrá la pena volver a ver.




Eduardo Zurita
Twitter: @EduardoZurita7





0 comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Recibe nuestros mas frescos articulos de manera gratuita solo para ti.

Lo mejor del ultimo mes...

Google+ Seguidores

Pages - Menu

Nuestra hemeroteca